martes, 9 de diciembre de 2014

Es triste saber que las personas que mas quiero y me ayudan día a día  no las conozco o no existen y las que me rodean son como unos extraños que veo todos los días. 
Tengo ganas de llorar, pero las lágrimas no salen. Supongo que ya no me acuerdo como hacerlo...